Menú principal
Facebook
Menú secundario

Blog

El relato de la Creación y la edad de la Tierra


El relato de la Creación y la edad de la Tierra

Preguntas y respuestas sobre el tiempo y la creación de la Tierra por Pedro Aguerri 1. ¿Por qué empieza el relato de la Creación de Génesis 1 con la palabras “En el principio” y a qué principio se refiere? Para comenzar, no es el único relato de la Creación que hay en la Biblia, aunque sí es el primero, está al principio de la Biblia y es el más importante, abarcante, ordenado, y uno de los más detallados. Cualquier buen relato de una sucesión de eventos o de una historia suele empezar así, por el principio de los acontecimientos, para que el que escucha o lee el relato lo entienda bien y tenga una idea clara y en orden. Yo mismo he empezado esta respuesta diciendo: “para comenzar”, porque es una elección personal el empezar por el principio de lo que quiero contar o aclarar. Estas palabras del Génesis ponen además una frontera, una señal de comienzo de las cosas relatadas. Quiere decir que desde ahí en adelante, sucede lo que se relata. Aunque parezca una perogrullada, quiere decir que nada de lo relatado a continuación había acontecido antes de ese principio. Es decir, las cosas tienen un comienzo, un inicio, un principio para su existencia. Por eso, existen muchos principios o comienzos: tantos como cosas o historias hay. También nos quiere decir que nadie debe buscar otro principio para la historia relatada que el que se menciona allí. Y si el texto siguiente a esas palabras es un relato de nuestra creación, es decir, un relato de lo que tiene que ver con el propósito fundamental de Dios de crear al ser humano y el entorno adaptado a él, entonces allí se estará hablando del principio de nuestra Creación y no de cualquier otro principio, por ejemplo, del principio del universo, de los ángeles, del Cielo, de otros mundos, etc. Génesis 1 se nos relata a nosotros, los seres humanos creados. Se habla de nuestro principio. Génesis 1 no nos habla de esos otros principios, que por el resto de la Biblia sabemos que tuvieron lugar en una Creación anterior a la nuestra y lógicamente, tuvieron su propio principio de las cosas. De hecho, si Dios les contara a los ángeles la historia de su propia creación y la de su “mundo” (el “Cielo”), el relato probablemente empezaría igual: “En el principio…” (de su creación), pero el relato seguiría diciendo “…creó Dios los cielos (su entorno espacial hasta donde sea) y el Cielo”. Lo mismo pasaría con los seres creados por Dios en otro determinado mundo o planeta “X”. Dios les revelaría: “En el principio creó Dios los cielos (los suyos) y ‘X’” (su planeta o mundo), dejando claro así que ellos y el entorno donde viven habían tenido un comienzo, y que Dios era quien los había creado. Dios nos muestra siempre que Él es el Creador y que Él es anterior a toda creación, a todo principio. Con este relato de nuestra creación, Dios nos responde a las clásicas preguntas: ¿Quiénes somos?, ¿De dónde venimos? y ¿A dónde vamos? Por eso, en Génesis 1, sólo se nos habla de nuestra creación y de todo lo que se relaciona directamente con ella, y no se mencionan allí la creación de los ángeles, ni del Cielo, ni de...

Leer más

El reciclado de la chatarrería genómica del ser humano


El reciclado de la chatarrería genómica del ser humano

Hace poco más de una década que se secuenció el genoma humano, nuestro ADN. Para que nos entendamos, se determinó cómo estaban colocadas las “letras” del alfabeto genético en nuestros cromosomas. Esas letras son cuatro moléculas que se escriben utilizando solo la primera letra de su extraño nombre y que se conocen como A, G, T y C. No es lo mismo que la secuencia sea ATGCA a que sea TTGCA. El genoma dice cosas diferentes para ambos casos, y los genomas son diferentes según cuántas de esas letras poseen y su orden. En el caso del ser humano son unas 3.000 millones de esas letras las que forman el genoma y se conoce prácticamente toda la secuencia. Pero ¿cuántos genes hay en esa secuencia de miles de millones de letras? Porque son los genes los que intervienen (junto con el ambiente en muchos casos) para determinar el color de nuestro pelo o nuestra altura. Antes de ser secuenciado el genoma, se creía que su número estaba entre los 30.000 y los 100.000, aunque se pensaba que rondaba más bien el límite superior. La sorpresa fue encontrar que ni siquiera se llegaba al límite inferior, siendo unos 20.500 genes. Más sorprendente aun fue comprobar que los genes del genoma de ratón son unos 23.000 y en la pulga de agua Daphnia pulex, un invertebrado … 31.000 genes. Parece claro que mayor complejidad no significa que se necesiten más genes, aunque era lo que cabía esperar. Pero hay algo más sorprendente aun, si cabe. La gran cuestión estaba en que esos genes del genoma humano no suponen más del 2% de toda esa cadena de letras. El otro 98% era calificado como ADN basura. Desde una perspectiva evolutiva se trataba de la chatarra genética acumulada durante millones de años de evolución. Sin embargo, se acaban de publicar los resultados del análisis en profundidad de 1640 genomas humanos pertenecientes a 147 tipos de células y los resultados son impresionantes: no se conocen los detalles de su función, pero de momento, el 80% de ese “ADN basura” no es basura 1. Las funciones son reguladoras de la actividad de los genes. Cuando se publicó la secuencia del genoma humano hace once años, muchos, casi todos, hablaban de haber llegado al cenit del conocimiento genómico, al menos de lo fundamental. Sin embargo, lo único que se había hecho era dar otro paso hacia el infinito. Era difícil entender que prácticamente todo el ADN fuese inútil, que durante la reproducción se arrastrase ese enorme fardo de inútil chatarra. Ese síndrome de Diógenes genético no podía ser bueno. Si analizamos con rigor, desde una perspectiva evolutiva, esos restos debían haber sido limpiados, al menos en su inmensa mayoría, pero la teoría de la evolución es capaz de hacer suya cualquier aparente anomalía en su paradigma. Quizá suponga lo mismo para una interpretación creacionista, pero ya hemos comprobado, y no solo en este caso, que el evolucionismo se puede adaptar prácticamente a cualquier cosa. Nadie habría creído hace cuarenta años que se podría conservar algún resto de materia orgánica en un fósil datado en millones de años, o microbios que pudiesen sobrevivir a millones de años de latencia. Aunque hay quienes creemos que seguramente esos fósiles no tienen esa edad y por eso se conserva lo...

Leer más

Lenguaje animal


Lenguaje animal

Hemos visto en el primer artículo el lenguaje como la partícula de Dios. Hoy nos vamos a centrar en el lenguaje animal. ¿Los animales tienen la facultad de hablar? Todos recordamos todavía a los admirados marineros enamorados de bellas sirenas mitad pescado mitad mujer, que llevaron a los atribulados hombres rudos de mar a lanzarse a la muerte buscando a su enamorada. ¿Leyenda o realidad? ¿Quiénes eran aquellas sirenas? La verdad es que no podemos afirmar que su cuerpo era escultural si creemos en la realidad de que eran ballenas las tales damas. Hemos concluido que el lenguaje humano es ilimitado en sus expresiones, aprendido y convencional, creativo y flexible. Concluimos también que no sólo lo tenemos a nivel verbal, sino también la comunicación no verbal, mediante gestos, olores, colores, entonación, maquillaje, ropa, adornos, tatuajes, etc. Pero si nos fijamos en el lenguaje verbal podemos ver que se comunican a través de gritos, gestos, sonidos, movimientos y olores. El calamar, por ejemplo, emplea un color para comunicarse. A través de los sonidos, por ejemplo, los pájaros tienen un oído muy desarrollado y cada especie tiene un canto diferente. Todos podemos recordar como parte de los recuerdos del verano como las chicharras frotan una parte del cuerpo contra la otra para indicar que se « mueren » de calor y anunciando el buen tiempo. Las ballenas jorobadas y los delfines se comunican por medio de ‘cantos’ que pueden escucharse a muchos kilómetros de distancia. Sólo los machos de las ballenas cantan, cada canción puede durar 30 minutos, y repetirla muchas veces. Los científicos han descubierto que las ballenas recuerdan una misma canción año tras año, cambiándola y agregándole nuevas partes. Los adultos y las crías de ciertas especies tienen un lenguaje elaborado a base de sonidos, que les permite reconocerse mutuamente en medio de una multitud, dar aviso de peligro, solicitar alimento. Por ejemplo, las crías de cocodrilo producen sonidos cuando están listas para nacer, para que su madre desentierre los huevos y ellas puedan salir. Algunas especies de monos al notar algún enemigo se dan señales para evitar el peligro. Todos aquellos que disfrutamos de tener un perro, nos damos cuenta de todo lo que nos quiere decir: si les reñimos y agachan las orejas y meten la cola entre las patas, indica que se someten. Si un gato te mira fijamente, indica que la hora de juego se ha acabado y que es hora de que lo dejes en paz. Algunas veces, los machos de algunas especies de aves tienen vistosos colores que muestran para cautivar a las hembras despistadas. Todos nos deleitamos al ver los pavos reales machos cuando despliegan su hermosa cola, pero en realidad no es a nosotros a quienes quieren ligar, sino a su posible pareja. Algunos peces cambian de color y se muestran brillantes sólo en la época de apareamiento para llamar la atención a las hembras. Seguro que aparecen en tus vagos recuerdos algún orín de macho que marca territorio. Los hipopótamos abren sus bocas para asustar a otros machos y que éstos desaparezcan de su vista. No pocas veces hasta nos intimidan a nosotros. También los animales tienen un olfato que es un poderoso comunicador. Estas feromonas influyen en en el comportamiento de otro animal. Un perro macho puede detectar, a varios kilómetros...

Leer más

El cuarto día


El cuarto día

Una discusión de algunas cuestiones acerca de los eventos de la creación del Génesis En 1925 se celebró en la tranquila ciudad de Dayton (Tennessee) el famoso “Juicio del Mono”. El asunto legal era si John T. Scopes había violado una nueva ley en Tennessee prohibiendo la enseñanza de la evolución. Probablemente más importante era el tema de si era verdad la creación o la evolución. El juicio, que atrajo la atención de todo el mundo, tenía en cierto modo la atmósfera de un carnaval con chimpancés. Los principales oponentes en el debate eran William Jennings Bryan, tres veces candidato a la presidencia de los Estados Unidos, defendiendo la creación, y Clarence Darrow, un famoso abogado de Chicago que defendía la evolución. Uno de los episodios más intensos del juicio ocurrió mientras Darrow estaba preguntando a Bryan acerca del relato bíblico de la creación. ¿Cómo pudo haber una tarde y una mañana en los primeros cuatro días de la semana de la creación antes de la existencia del sol, el cual no fue creado hasta el día 4? Bryan respondió a la objeción sugiriendo que los días de la creación pueden haber sido largos períodos de tiempo. Su argumento no resolvió la peculiaridad de tener tardes y mañanas sin un sol. El juicio encontró a John T. Scopes culpable, pero la decisión fue cambiada más tarde en base a cuestiones legales técnicas. Ambas partes declararon la victoria, y muchas cuestiones quedaron sin respuesta.i El juicio tuvo un dramático efecto en reducir la cobertura de la evolución en los textos de las escuelas secundarias durante décadas. Parece, al menos en principio, bastante incongruente que haya una tarde y una mañana antes de la creación de un sol, como la secuencia en el relato del Génesis. Esto levanta una serie de otras cuestiones asociadas con el cuarto día de la creación y, de hecho, con la secuencia de todo el relato de la creación. Algunos han usado este problema para sugerir que el relato bíblico de la creación tiene poco significado. ii La Biblia no lo presenta como tal. Para una mejor comprensión acerca de la siguiente discusión, animamos al lector a leer el relato entero desde Génesis 1:1 a 2:15. Algunas de las cuestiones que consideraremos son: ¿Que parece haber ocurrido en el día 4? ¿Implicó la creación de todos los objetos celestiales, sólo el sol y la luna, o existen otras posibles interpretaciones? ¿Cuál fue la fuente de luz creada en el día 1? ¿Sugieren los primeros dos versículos del relato del Génesis que la materia de la tierra y los objetos celestiales estaban en su lugar en el momento en que comenzó la semana de la creación? ¿Cuando fueron creadas las estrellas? MODELOS Se han propuesto muchos modelos diferentes acerca de la semana de la creación. Para facilitar la discusión, resumiré sólo tres de los principales modelos. Se podría ampliar a otros muchos con diversos detalles. 1. TODO SE CREO DURANTE LA SEMANA DE LA CREACIÓN La materia de la tierra fue creada en el día 1. La vida se creo en los días 3, 5 y 6. El sol, la luna, y el resto del universo se creo en el día 4. La luz de los tres primeros días fue creada de una manera no revelada por...

Leer más

Evidencias del Creador


Evidencias del Creador

El Caso de un Creador está basado en el libro del mismo título escrito por Lee Strobel, quien fue antiguo editor legal del periódico Chicago Tribune. Este documental muestra la conversión de Strobel del ateísmo a la creencia en un creador sobrenatural. Esta conversión fue debida en gran parte a los descubrimientos de la ciencia del siglo XX. El libro de Strobel llegó a ser un best-seller en el periódico New York Times. Al inicio de sus estudios secundarios, Strobel llegó al convencimiento de que Dios no existía. Unicamente podíamos fiarnos de la sólida evidencia empírica científica la cual aparentemente indicaba que el universo se creó por procesos puramente materiales; tiempo, azar y evolución Darwinista. Esta cosmovisión atea influenció profundamente los años de studio de Strobel y los primers años de su carrera como galardonado periodista del Chicago Tribune. En 1980 tras la conversión de su mujer al cristianismo Strobel inició una intensa búsqueda de la verdad sobre Dios, empezando por la ciencia. ¿Qué nos enseñan realmente los modernos descubrimientos en biología, física, cosmología y astronomía? Al ser considerados objetivamente, ¿apunta la evidencia hacia un creador sobrenatural? En su búsqueda de respuestas Strobel entrevistó a científicos y académicos procedentes de una amplia gama de disciplinas. Este documental examina la evidencia científica procedente de campos como la biología molecular la astronomía, la física, la cosmología, la paleontología y la genética. El Caso de un Creador presenta entrevistas con defensores de la teoría del diseño inteligente, entre ellos, Stephen C. Meyer, Paul Nelson, Jonathan Wells, Jay Richards, Robin Collins, Michael Behe, Scott Minnich, y Guillermo Gonzalez.   Fuente de la...

Leer más

El origen del hombre


El origen del hombre

Las características que mejor distinguen al ser humano del resto de los animales son sus capacidades intelectuales, sociales y espirituales, por lo tanto cualquier explicación sobre la causa que provocó el origen del hombre debe explicar también el origen de sus capacidades intelectuales, sociales y espirituales. ¿Cómo se originaron estas capacidades? ¿Son el resultado de la creación o de la evolución? La Biblia afirma que el hombre fue creado a imagen de Dios pero los evolucionistas postulan que la inteligencia sociabilidad y espiritualidad humana fueron creadas por procesos materiales. Según ellos ciertas mutaciones fortuitas crearon estas capacidades las cuales perduraron porque permitieron a nuestros antepasados no humanos producir más descendencia que el resto de los homínidos Este artículo plantea una serie de preguntas que nos permiten reflexionar sobre la cuestión del origen de la naturaleza humana a la luz de las evidencias científicas. ¿Surgió la inteligencia por evolución? Aunque muchos animales dan muestras de inteligencia que nos sorprenden el ser humano se diferencia de todos ellos porque posee la capacidad de entender, asimilar y elaborar conceptos mediante procesos mentales tales como la abstracción, la generalización o la deducción y aplicar posteriormente estos conceptos a la resolución de problemas concretos. ¿Evolucionó la capacidad humana de abstracción? El ser humano se diferencia de los otros animales por su capacidad de abstracción; la mente humana es capaz de identificar conceptualmente una propiedad de un objeto (por ejemplo su temperatura o su masa) y reflexionar sobre esta propiedad individualmente ignorando las otras. La primera evidencia de esta capacidad de abstracción (la escritura jeroglífica) aparece súbitamente en el tercer milenio antes de Cristo sin precedentes evolutivos que la antecedan. ¿Es la capacidad de abstracción humana el resultado de un proceso de evolución lenta y gradual? ¿Muestran las evidencias arqueológicas, una aparición repentina o una emergencia gradual? ¿Evolucionaron las facultades matemáticas? Ciertos animales son capaces de percibir el número de objetos de un conjunto y actuar en base a tal información. A diferencia de los animales el hombre posee la capacidad concebir operaciones aritméticas tales como la adición, la substracción, la multiplicación y la división. A partir de estas operaciones el hombre a diferencia de los animales es capaz de concebir sofisticados conceptos matemáticos (algoritmos, indicadores estadísticos, sistemas de notación, cálculo diferencial, etc). La capacidad de razonamiento matemático permite al hombre aplicar estos cálculos en diferentes escenarios, por ejemplo el comercio o la ingeniería. Las evidencias históricas dela existencia de estas habilidades aritméticas no aparecen de forma gradual sino que surgen repentinamente en el segundo milenio antes de Cristo. Las primeras civilizaciones mesopotámicas utilizaban ya sistemas numéricos con notación posicional. El Papiro de Rhind contiene el enunciado y la resolución de muchos problemas matemáticos y algebraicos. Si sus autores evolucionaron durante millones de años a partir de animales no racionales entonces sus facultades matemáticas también evolucionaron.¿Por qué la arqueología no muestra ni una sola evidencia de capacidad matemática durante todos los supuestos millones de años evolutivos? ¿Por qué la capacidad para las matemáticas aparece súbitamente en el registro arqueológico sin precedentes evolutivos claros? Ejemplos de esta aparición súbita son: (1) Egipto: El Papiro de Rhind (c 1650 AC) contiene 20 problemas aritméticos y 20 problemas algebraicos. (2) Babilonia: La tablilla YBC 7289 da una aproximación del valor de la raíz de 2 con una exactitud de cinco posiciones...

Leer más

El mundo de la ciencia


El mundo de la ciencia

La ciencia moderna ha hecho realidad cosas que años atrás parecían inimaginables. No cabe duda de ello. Cada día se descubren nuevas verdades, se crean nuevas hipótesis y se consolidan nuevas teorías. El mundo científico está en constante avance y el ser humano va abriendo puertas a nuevos conocimientos y descubrimientos asombrosos. Gracias a esto, la gente ha comenzado a creer ciegamente en la ciencia, admitiendo planteamientos como “si la ciencia cree que Dios no existe, entonces yo también lo creo”, o “La teoría de la evolución está más que demostrada”, o también “Los científicos creen que el universo se creó gracias al Big Bang, así que debe ser cierto”. No puedo remediarlo, me encanta la ciencia. Pero realmente soy un fan de Jesús. Por eso me gustaría explicarte en este artículo algunos detalles sobre el método científico que te ayudarán a amar la ciencia, y a amar a Dios al mismo tiempo. Un concepto muy amplio Hubo una época en la historia de la humanidad, en la cual una persona aplicada podía aprender casi todo el conocimiento que el ser humano poseía del universo, y convertirse así en un “erudito” que, literalmente, lo sabía todo. En la antigüedad, los sabios conocían todo lo que había que saber de medicina, astrología, biología, matemáticas… Hoy en día, pensar que una sola persona pueda saber de todo es una locura. La gran cantidad de avances y conocimiento ha obligado a las personas a especializarse, en primer lugar, eligiendo una rama de la ciencia (física, biología, química, etc.) y luego, especializándose más y más, hasta ser un experto en un tema muy concreto de la ciencia, y tener un conocimiento muy general del resto. Es por ello que hablar de “ciencia” es hablar de millones y millones de frentes de conocimiento distintos, algunos muy consolidados y comprobados; otros, en fase de experimentación e hipótesis. La ciencia posee leyes y teorías De todos esos frentes de conocimiento en los cuales la ciencia está investigando e intentando comprender, hay muchos que poseen leyes estrictas y resultados experimentales que los apoyan. Otros, son teorías esperando ser demostradas experimentalmente; y otros, simplemente son hipótesis. No debemos confundir las leyes con las teorías porque son dos cosas muy diferentes. Un buen amante de la ciencia sabe la diferencia entre ambas. Veamos a continuación una definición y luego pasaremos a ver las diferencias entre una y otra. El método científico Cuando la ciencia va a analizar un nuevo fenómeno para tratar de comprenderlo, primero realiza una serie de hipótesis. Esas hipótesis van cambiando a medida que se va observando el fenómeno, hasta encontrar aquella que mejor se ajuste a las observaciones. Una vez se han analizado todos los casos posibles del fenómeno y este ha respondido correctamente a la hipótesis formulada, esta pasa a ser una teoría. Esa teoría siempre está sujeta a cambios si, llegado el caso, el fenómeno mostrara alguna situación particular en la cual no se cumple la teoría. Entonces, se volvería a empezar el proceso: se genera una nueva hipótesis y, a partir de ahí, se elabora una nueva teoría. Cuando la teoría no solo explica el fenómeno, sino que además aporta planteamiento matemático y, sobre todo, invariabilidad en el tiempo, esa teoría se convierte en una ley. Diferencias entre ley y teoría Una...

Leer más