Menú principal
Facebook
Menú secundario
Conclusión

Conclusión

Jonathan Sarfati, Doctor en Química

 Este libro (Refutando la Evolución) ha tratado los principales argumentos a favor de la evolución presentados en el libro Enseñando la Evolución y la Naturaleza de la Ciencia) y ha puesto en evidencia sus limitaciones. Por el contrario, las evidencias de la creación son convincentes. En particular, el libro a lo largo de sus nueve artículos ha tratado las siguientes áreas:

1. Hechos y Prejuicios

Los hechos no hablan por sí mismos, sino que deben interpretarse dentro de un marco de referencia. Los principales evolucionistas están predispuestos a favor del naturalismo, hasta el punto que muchos abiertamente se declaran ateos. Esto es especialmente cierto en la Academia Nacional de Ciencias, los autores intelectuales del libro Teaching about Evolution. En contraste, los creacionistas admiten que están predispuestos a favor de la creación tal como se revela en la Biblia. Aunque parten de los mismos hechos que los evolucionistas, la interpretación de estos hechos en un marco bíblico lleva a una teoría científica más convincente.

2. Variación y selección natural frente a la evolución

Todos, tanto los defensores del modelo bíblico creación-corrupción-diluvio como los defensores del modelo evolutivo de-las-partículas-a-las-personas afirmamos que los seres vivos cambian a lo largo del tiempo y que las mutaciones y la selección natural juegan un papel decisivo en estos cambios.

Sin embargo, los evolucionistas asumen que estos cambios eventualmente aumentan el contenido de la información, de modo que una sola célula viva (la cual, según afirman surgió de la materia inerte) fue el antepasado de toda la vida de todos los otros seres vivientes. Los creacionistas creen que originalmente se crearon clases de animales separadas, y que los cambios en general, o bien eliminan la información o dejan el contenido total de información sin cambios. Los ejemplos de la “evolución en acción”, mostrados en el libro “Enseñando la Evolución” no demuestran el aumento de la información que la evolución requiere. Más bien, son ejemplos de variación dentro de una especie, y son coherentes con el marco de la creación.

3. Faltan los eslabones

Los evolucionistas desde los tiempos de Darwin, han predicho que el registro fósil mostraría muchas formas intermedias que relacionarían a un tipo de organismo con una especie distinta. En cambio, el registro fósil muestra que los animales aparecen de forma repentina y totalmente formados, con sólo un puñado de ejemplos sobre presuntas formas transicionales muy discutibles. También en muchos casos, resulta dudoso que se puedan imaginar intermediarios funcionales.

4. ¿Evolucionaron las aves?

 Las aves son criaturas únicas, con alas y plumas diseñadas para volar, con pulmones especiales completamente diferentes a los de cualquier reptil.

Algunos evolucionistas proponen que las aves evolucionaron a partir de reptiles planeadores, mientras que otros proponen que las aves evolucionaron a partir de “dinosaurios corredores”.  Cada grupo rechaza la postura del otro de una manera tan convincente que la conclusión razonable es que las aves no evolucionaron de no-aves. 

5. ¿Evolucionaron las ballenas?

Las ballenas son mamíferos diseñados para vivir en el agua, que poseen muchas características únicas. El libro Teaching about Evolution (Enseñando la Evolución) afirma que las ballenas evolucionaron a partir de animales terrestres, y presenta una serie de supuestos intermediarios de las ballenas.

Pero ninguno de ellos supera la prueba de un análisis detallado. Por ejemplo, se observa que la evidencia fósil de un supuesto intermediario clave, el Ambulocetus, es fragmentaria. Otro supuesto intermediario, el Basilosaurus, es en realidad 10 veces mayor queAmbulocetus, aunque el libro los dibuja del mismo tamaño. Un paleontólogo que estudia la evolución en los vertebrados resalta que su cuerpo y la forma peculiar de sus dientes significan que el Basilosaurus “no podría haber sido el antepasado de las ballenas modernas”.

6. Humanos: Imágenes de Dios o monos desarrollados

Los seres humanos son muy diferentes a los monos, sobre todo en su inteligencia y en sus capacidades lingüísticas. El libro “Enseñando la Evolución” presenta una serie de cráneos de supuestos “hombre-mono”. Pero la evidencia muestra que los seres humanos y los australopitecos son especies distintas.

Esta evidencia incluye el análisis de los canales semicirculares del oído y de los huesos utilizados para caminar. Las similitudes entre el ADN de los humanos y el de los chimpancés son exageradas, sus diferencias corresponden a ingentes cantidades de información. La mejor explicación para las similitudes y diferencias entre humanos y chimpancés es un creador común. Si dibujamos los embriones de los distintos tipos de animales correctamente vemos que son muy diferentes entre sí, y no similares, como se afirma en el libro “Enseñando la Evolución”.

7. Astronomía

El libro “Enseñando la Evolución” presenta la famosa teoría del Big Bang. Sin embargo, no existe ninguna explicación evolucionista satisfactoria que describa cómo el universo, sin causa alguna, pudo llegar a existir, o sobre cómo se formaron las estrellas y los sistemas solares tras el supuesto Big Bang.

Enseñando la Evolución también trata la controversia de Galileo, pero no refleja la verdadera problemática. La iglesia había adoptado el esquema de Ptolomeo y estaba interpretando la Biblia basándose en él. Los defensores seculares del modelo Ptolemaico convencieron a los líderes de la iglesia que Galileo estaba contradiciendo la Biblia. Por otra parte, los versículos (mal)utilizados para enseñar la astronomía de Ptolomeo procedían a menudo de los Salmos, de la poesía hebrea (a diferencia de Génesis), que claramente no tiene como propósito enseñar un modelo cosmológico concreto. Asimismo, otros pasajes de la Biblia que fueron (mal) utilizados por la Iglesia usaban la Tierra como marco de referencia, lo cual es un procedimiento científicamente exacto.

8. La Edad de la Tierra

El libro Enseñando la Evolución enseña que la Tierra tiene miles de millones de años, y utiliza los fósiles y la datación radiométrica como «prueba». Sin embargo, existen pruebas de que muchas rocas y fósiles se formaron mediante procesos catastróficos, lo cual encaja con el marco bíblico que incluye un Diluvio global. La teoría de la datación radiométrica descansa sobre varios supuestos, sobre el pasado, imposibles de verificar y frecuentemente se ha demostrado que los métodos han resultado ser falsos, e incluso, en la práctica, contradictorios entre sí. El noventa por ciento de los métodos que se han utilizado para estimar la edad de la Tierra indican que ésta es mucho más joven de lo pretende “Enseñando la Evolución”.

9. ¿Es legítima la explicación del diseño?

Los organismos vivos poseen ingentes cantidades de información compleja, específica y codificada en su ADN. Curiosamente, éste es precisamente el criterio usado para probar que una señal recibida del espacio exterior es procede de una fuente inteligente. El ADN es el sistema de almacenamiento y recuperación más eficiente que existe en el Universo. La información que almacena es el patrón para construir todas las enzimas necesarias para la vida, y las instrucciones de montaje necesarias para la creación de los órganos más complejos. Algunos de estos órganos son los sonares de los delfines y los murciélagos, y los motores propulsores en miniatura, los flagelos o la fabricación de la molécula de ATP. Estos órganos son mucho más complejos que los ingenios que los seres humanos han sido capaces de construir. Otras estructuras han servido de inspiración para las invenciones humanas, por ejemplo, el ojo de langosta inspiró un diseño de telescopio de rayos X. Por último, se demuestra que la explicación del diseño es legítima, y que la única razón para rechazarla es una fe a priori en el materialismo.

Por lo tanto, existen buenas razones para considerar seriamente el marco del creacionismo bíblico, y para que los estudiantes conozcan las evidencias contrarias a la evolución.

 

Fuente de la noticia:

http://www.creacionismo.net/genesis/Art%C3%ADculo/conclusi%C3%B3n