INFORMACIÓN

INFORMACIÓN

{

A Dios se le puede adorar en la catedral o en el laboratorio. Su creación es majestuosa, sobrecogedora, intrincada y bella, y no puede estar en guerra consigo misma.

(F. S. Collins, ¿Cómo habla Dios?, p. 227)

{

A Dios se le puede adorar en la catedral o en el laboratorio. Su creación es majestuosa, sobrecogedora, intrincada y bella, y no puede estar en guerra consigo misma.

(F. S. Collins, ¿Cómo habla Dios?, p. 227)

NYC es una organización cultural, además de un ministerio laico adventista, es decir, que apoya los fines y la filosofía de creencias de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Además de nuestro fundamento principal que es la Palabra de Dios, queremos presentar los escritos de Elena White, mensajera del Señor, como textos auxiliares complementarios y siempre subordinados a la luz de la Biblia, junto con artículos o estudios científicos que aporten mayor comprensión, ante el pobre y difícil momento que vive nuestra sociedad actual en cuanto al conocimiento de Dios y de la Creación.

La principal motivación que nos llevó a crear nuestra asociación fue la pobre divulgación que ha habido durante años, de los temas referentes al creacionismo en diferentes círculos. Durante mucho tiempo, los creacionistas hemos estado a la defensiva, siempre un paso por detrás, “respondiendo” a las atrevidas afirmaciones del evolucionismo. No ha sido por falta de buenos científicos, que los ha habido y los sigue habiendo, y que han dado respuesta a las diferentes cuestiones que se han planteado, pero han sido más bien destinadas a personas ya formadas. Han producido buena literatura y artículos eruditos de alto nivel, pero en “blanco y negro”, no demasiado divulgativos. No se han producido apenas obras que estén al alcance de los niños y jóvenes, a diferentes niveles de edad, que les formen desde el principio y que además sean atractivas. Hay muy poca literatura preparada a la medida de sus mentes y de su formación académica. No hay por otro lado, suficientes estudios bíblicos sobre Teología de la Creación y además, se han ido introduciendo y aceptando en nuestras filas algunos postulados o conceptos de origen evolucionista, para poder explicar “científicamente” aspectos teológicos, en lugar de tener un mejor estudio de la Biblia y de la Naturaleza. A todo esto, podemos añadir que en pocas ocasiones se ha echado mano de las extraordinarias y clarificadoras descripciones del Espíritu de Profecía. Este tema, está casi desaparecido de nuestros artículos especializados publicados en nuestros medios. Y el caso es que, para cuando nuestros hijos llegan a una edad en la que pueden entender nuestros textos científicos, ya se han “formado” en sus mentes otras ideas ajenas implantadas a lo largo de años, de forma sutil y agradable, y no han tenido a tiempo las respuestas que necesitaban para ellos. Hemos llegado tarde. Los hemos perdido.

Ante estas carencias evidenciadas, en NYC trabajamos con ilusión para poner nuestro granito de arena en la divulgación del modelo creacionista de la Naturaleza, haciendo uso de los avances tecnológicos que afortunadamente tenemos hoy a nuestro alcance. Estamos desarrollando diversos formatos actuales, dirigidos a diferentes niveles de edad, cuya presentación sea la más atractiva posible, y que contengan el máximo rigor científico posible y conocimientos actualizados. El objetivo final de nuestro trabajo, es la presentación del origen y desarrollo de la Naturaleza, desde una equilibrada perspectiva creacionista bíblica y con discusión de la teoría evolucionista, que facilite la labor de padres, pedagogos y responsables de comunidades religiosas.

En esta era de secularismo dominante en el mundo, en NYC creemos que los hijos de Dios estamos llamados a ser testigos de Él, proclamando el mensaje fundamental de que Él es el único Creador y Diseñador de nuestra Naturaleza, y quien la sustenta con su poder, además de ser nuestro Redentor y Salvador. Y es por ese motivo que le debemos adoración (Apocalipsis 14: 7), hecho que se manifiesta especialmente en el Sábado, el día que Él creó especialmente para nosotros y como monumento de la Creación. El riguroso estudio de la Naturaleza, a la luz de la Palabra de Dios, nos guiará a una mayor comprensión de la Verdad de nuestros orígenes: Una Naturaleza Creada por Dios.

 

“Reconoced que Jehová es Dios: Él nos hizo y no nosotros a nosotros mismos” (Salmos 100: 3)

 

En nuestra asociación, las puertas están abiertas para todo aquel que quiera colaborar y disfrutar con nosotros en este trabajo que estamos llevando a cabo. Con la ayuda de nuestro Dios, juntos podremos hacer realidad todos los sueños que nos propongamos.