Menú principal
Facebook
Menú secundario
Qué creemos

Qué creemos

En NYC creemos en el relato literal del Génesis. Creemos en una Creación joven y en una Tierra joven. Los días de la Creación fueron días de 24 horas y Dios creó la Tierra y los “cielos” en el principio del primer día, hace unos 6.000 años. Dios empezó y acabó toda la Creación en seis días, y el séptimo, sábado, descansó. Y Dios bendijo ese día y nos lo regaló. Lo hizo para nosotros y nos lo dio como señal entre Él y nosotros. Dios no empezó la Creación en algún momento desconocido y la continuó más tarde después de un tiempo indefinido.

La Tierra está ahora muy distinta de cómo Dios la creó. Se ha estropeado, se ha envejecido, pero no tanto por la edad, si no como consecuencia del pecado y de la destrucción ocasionada por el ser humano y por Satanás, el responsable del mal. Finalmente, Dios volverá a crear, muy pronto, un nuevo “cielo” y una nueva Tierra, pero esta vez en un solo día, en un único momento, porque Él mandará y se hará, y la Tierra será perfecta por toda la eternidad.

De todas estas afirmaciones hablamos en nuestras publicaciones y trabajos creados y ofrecidos desde el ministerio NYC.

 

——————————

 

La Creación:

(Doctrina Fundamental nº 6, de las 28 Creencias fundamentales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día)

Dios es el Creador de todas las cosas, y ha revelado en las Escrituras el auténtico relato de Su actividad creadora. En seis días el Señor hizo “el cielo y la Tierra” y todo lo que tiene vida sobre la Tierra, y descansó el séptimo día de esa primera semana. De este modo estableció el Sábado como un memorial permanente de su trabajo creativo completo. El primer hombre y la primera mujer fueron creados a la imagen de Dios como coronación de la Creación, se les dio dominio sobre el mundo y se les dio la responsabilidad de cuidarlo. Cuando el mundo fue terminado, era “muy bueno”, anunciando así la gloria de Dios.

Génesis 1 y 2; Éxodo 20:8-11; Salmo 19:1-6; Salmo 33:6 y 9; Salmo 104; Hebreos 11:3; Juan 1:1-3; Colosenses 1:16 y 17.